EL ATAQUE A LOS TREKKIES

EL ATAQUE A LOS TREKKIES

Una feroz batalla se desata entre Trekkies y fanáticos de Star Wars por las calles de Buenos Aires -y el mundo- en un nuevo relato original de nuestro escritor dominical.

Por TP Ahumada

“Consíganse una vida”
William Shatner a sus fans.

1

Los caballeros Jedi recurrieron a los clones, estamos rodeados y son demasiados. Ajustamos las pistolas phaser, pero la batalla no comenzará hasta que llegue el Darth Vader local.

2

La guerra estalló en Buenos Aires tras el siniestro producido en la comiquería “Capitán Kirk”. Los bomberos lo catalogaron de accidente; nosotros, —los trekkies—, de ataque feroz.

3

El culpable de esta guerra global es la Paramount. Ya de por sí la idea era peligrosa pero fascinante, un crossover entre Star Trek y Star Wars.

El estreno global, los cines atestados de gente disfrazada —yo lucia la tricota azul de la serie original—, aquel comienzo donde se mezclaban los dos universos generando aplausos.

Para nosotros, los trekkies, la película resulto fantástica. Para ellos, los star warriors, una blasfemia.

: EL ATAQUE A LOS TREKKIES

4

Por algún singular motivo, la Paramount, aprobó aquel desenlace: Los vulcanos (Star Trek) vencían definitivamente a la fuerza oscura (Star War) sin el auxilio de sus eternos enemigos, los caballeros Jedi (Star War).

Jamás la propuesta de McLuhan en cuanto a considerar al planeta como una aldea global se demostró de manera tan patente.

El cine podía encontrarse en Timbuctú, en Java, en Moscú o en medio del Amazonas; tras contemplar la peli, todos los star warriors se mostraron descontentos, ofendidos, humillados.

En Tijuana quemaron un cine. En Hollywood cercaron los estudios Paramount y la cosa fue a mayor.

5

Sobre la calle Defensa existe un bar temático llamado “La Fuerza”, allí se reúnen los star warriors. Durante la happy hour de un jueves casi todos concurren trajeados de yupis, pero nunca faltan disfrazados. Toman unas copas, se distienden, escuchan esa música decadente con atisbos de jazz y debaten sobre su tema favorito, la saga “Star Wars” en todas sus dimensiones.

Tres combis, las pistolas phaser cargadas de orines, ese monstruo peludo de dos metros no logra impedirnos la entrada. Vuelan sillas, hay heridos, incluso sale lastimada una chica de tres tetas fan de un universo neutral, aquel inspirado en los relatos de Philip K. Dick.

El ataque a “La Fuerza” fue nuestra venganza por el incendio de la “Capitán Kirk”.

Hubo represalias.

6

El tema fue tratado en la ONU, algunos países solicitaban la intervención de los cascos azules para frenar los desmanes. Aquí, en Argentina, se quemaban muñecos con la cara de Ovi-Wan Kenobi (Star Wars) mientras las librerías son atracadas por los star warriors para organizar quemas con los libros referenciados al Señor Spock (Star Trek).

7

Llegó el Darth Vader local. Nuestras phaser ya no disparan orines, las reconstruimos convirtiéndolas en pistolas Taser. Ellos hicieron lo mismo con sus espadas láser, las que llevan ahora son de acero quirúrgico pintado al flúor.

El Darth Vader local alza el brazo, lo baja abruptamente y el ataque comienza. No sabemos quién ganará, ellos han recurrido a la Fuerza Oscura. Mientras tanto, en Estados Unidos, el esperado crossover entre Marvel y DC Comic ha sido suspendido temporariamente.

Extraído de “Cáspita”.


Si te gustó este post, compartilo en tus redes para que más personas puedan conocerlo, conocer es compartir 😉

 

¿Te gustó este contenido?