EL PEOR DE TODOS LOS MIEDOS

EL PEOR DE TODOS LOS MIEDOS

Nuestro escritor dominical se pone algo ermitaño para imaginar un mundo donde el castigo es pasar tiempo con la familia, descubrí un nuevo relato de ciencia ficción criolla.

Por TP Ahumada

A menor exposición, más amor.
Ricardo Barreda, odontólogo.

1

Rostros angustiados, sólo los muy jóvenes no temen, en pocos días el infierno será desatado. Al principio será lindo, luego insufrible.

—No nos pueden hacer esto… —tartamudea Sixto hecho un manojo de nervios.

—No está en la empresa decidirlo —confiesa el dueño de “Remaches Archelli SRL”.

Lamentablemente no miente. La orden viene de Bahía, del Gobierno Central de Periferia 4.

2

—Tienen que hacer algo, Sixto.

—No pueden… el sindicato está atado de manos.

Sixto es el delegado de la fábrica. Una esposa y tres vástagos. Desde llegado aquel fax ministerial su rostro guarda los colores de un papel. Además, en su casa está instalada esa suegra imposible de complacer. Ya no tiene miedo, lo suyo es terror.

3

Cuando se cortaron las horas extras Sixto se metió en los asuntos del sindicato por razones egoístas. Laburante honesto, su verdadero objetivo era pasar menos tiempo en casa.

—Y vos, viejo, ¿qué pensás?

El “viejo” es el chamán de esa mesa. Desde que entró a la empresa maneja el torno “Turri”. Una eminencia.

—Doy gracias por mi viudez… —responde escueto y vuelve al plato.

4

—Ya cargué el tanque del Gordini Turbo, suena la sirena el sábado y salgo disparado para Córdoba…

—¿Villa Belgrano y a tomar cerveza?

—“Bier”, allá los “descendientes” la llaman “bier”… —sonríe Javier, el aprendiz de matricero.

Veintiún años, soltero, sin hijos. Aquel fax miserable lo ha llenado de alegría; de hecho, su única preocupación es que no cumplan con esa promesa.

5

Y entre los dos extremos los indecisos. Algunos viven solos, otros recién se han casado y todo es romance en lugar de abúlica cotidianeidad.

—No sé… mi chica trabaja… los dos volvemos cansados… la fatiga regula nuestro amor… la pasamos bien juntos los fines de semanas o los feriados… Pero no sé… Como que esto es demasiado…

—Es demasiado… —responde Sixto absolutamente convencido.

6

El ultimátum llegó el lunes por fax y hoy ya es jueves.

“A partir de la hora cero del próximo domingo el gobierno de Periferia 4 decreta el inicio de su primer “Asueto Anual”.

 7

Un año no pasa rápido y menos con los parvularios cerrados y los chicos en casa. Trescientos sesenta y cinco días de vida familiar. La patrona maquinando aburrida como gastar el tiempo de Sixto. Ya la escucha: “arréglame el lavarropas, poda esa planta, pinta esta habitación, para cuando el vestidor que me prometiste…”. Y sumado a esto el comedido eco de su suegra pidiéndole a Sixto que trate bien a su hija.

Un “Asueto anual”, a quien demonios se le ocurrió promulgar semejante barbaridad.

 Extraído de “Crónicas de Periferia 4: El año de obtiene tu propio alimento”.

 

Si te gustó este post, compartilo en tus redes para que más personas puedan conocerlo, conocer es compartir 😉

¿Te gustó este contenido?

Tags from the story
, ,