FONTANARROSA, CALAMARO Y MARTIN SCORSESE

¿Cómo se vinculan un escritor de Rosario, un músico de hincha de Independiente de Avellaneda y un cineasta de Nueva York? Las respuestas a continuación.

Texto: Nahuel Billoni
Ilustración: Manulo Castro

En el cuento Inspiración incluido en El mundo ha vivido equivocado (gran cuento, gran título) de Roberto Fontanarrosa, Armando vende una obra de teatro aún no escrita a un célebre productor que tranquilamente podría tratarse de Gerardo Sofovich. Sus amigos festejan la noticia, alientan su talento y hasta sienten curiosidad por sus ocultas habilidades. Armando sale, celebra y brinda por su logro pero demora el momento de la escritura.

Ante cada consulta por cómo va la escritura se excusa argumentado que una vez que llegue la inspiración, las palabras fluirán y en un par de horas la obra estará escrita.

El problema es que la inspiración no llega y todos comienzan a preocuparse (incluso Armando). Un pasaje hermoso del libro es cuando él siente la presencia de la musa pero no alcanza a escucharla.

El devenir de los días no arrojan novedades. Horas antes de la fecha de entrega se encierra en su departamento para evitar todo tipo de distracción y quedar a la espera de la inspiración. Finalmente ella llega pero no es exactamente el tipo de inspiración que el lector supondría.

Si hay algo imposible de creer es que Andrés Calamaro tuvo periodos de vacío creativo. El autor de un disco doble, varios box set y un quíntuple no parecería sufrir del síntoma de la hoja en blanco (o partitura en este caso) pero…

Tras la etapa de El Salmón, el músico dijo estar algo apagado y sin ganas de componer. Tal vez motivos personales, tal vez la calma después de la tormenta; pero lo cierto es que decía estar cansado de hacer canciones, prefería interpretar ajenas.

Por (buena) suerte, el periodo blanco de Calamaro duró poco, muy poco. Rapidamente volvió al ruedo para hacer esas canciones honestas y brutales que tanto nos gustan. Una de ellas habla del trabajo de hacer canciones, sobre todo de dónde vienen y dónde se encuentran las inspiraciones Entonces ya sabemos, la musa, no es una sola musa, es una serpientes de muchas cabezas.

El 1 de marzo de 1989 se estrenó Historias de New York, la película compuesta por tres cortos que atraviesan la ciudad dirigidos por tres monstruos: Woody Allen, Francis Ford Coppolla y Martin Scorcese.

Vamos a descartar los dos primeros (el primero es un buen chiste, el segundo no vale la pena) para centrarnos en Life Lessons de Scorsese. Protagonizado por Nick Nolte (nunca tan crack) y Rossana Arquette (nunca tan brillante) cuenta la tensa relación entre un pintor consagrado y una joven artista en plena formación. Scorsesse filma de manera soberbia, las actuaciones explotan la pantalla y la música es extraordinaria (vean el corto y cada vez que escuchen A wither shade of pale van a recordarlo).

El corto habla de todo: arte, pasión, amor, obsesión, sexo, inseguridad, creación… Y por supuesto: sobre la inspiración. Vale la pena verlo una vez por año.

Descubrí más Links haciendo clic acá

¿Te gustó este contenido?