MUJERES QUE NO FUERON TAPA

mujeres que no fueron tapa

El proyecto Mujeres QueNo Fueron Tapa  tiene tres objetivos: mostrar los estereotipos en los medios, desnaturalizarlos y hacer visibles a las mujeres que hacen.

¿DE QUÉ SE TRATA?

Una entrevista donde un candidato a gobernador acosa y cosifica a una periodista ante el silencio de su colega, el titulo de una noticia donde señalan como «insólito» que un jugador no pueda viajar el exterior por una acusación de abuso en su contra y publicidades donde asumen que el sueño de las de las mujeres es tener implantes de  pechos.

Mujeres Que No Fuero Tapa se ocupa de señalar los estereotipos y standars utilizados una y otra vez por la publicidad, los portales de noticias, la televisión… por todos los medios (sean clásicos o innovadores).

ENTONCES…

Lala Pasquinelli es artista visual y en su charla TED contó los motivos que la llevaron a crear MQNFT:

«Está naturalizado mostrar a las mujeres como no son y a los hombres como sí son (…) Las revistas son una metáfora de lo que pasa con la imagen de la mujer en los medios, con la imagen del hombre en los medios, pero también con lo que pasa con nosotras en los espacios sociales. En las mismas revistas que no aparecemos, tampoco ocupamos esos espacios: política, economía, negocios».  

View this post on Instagram

Una mujer cuenta episodios de violencia de género, en una de ellas explica que cuando le dijo al agresor que iba hacer la denuncia él enumeraba a los verosímiles contactos políticos que lo iban a proteger y que si la hacía, su “cabeza iba a rodar”. Frente a esto la entrevistadora insiste en preguntar por la denuncia y cuando la entrevistada dice que no la hizo por miedo a q las amenazas se concretaran le dice “Noo, no te manda a matar es todo bla bla bla” También dice "No puedo creer que con tu carácter hayas dejado que el Pájaro sea violento” “Y cuando se ponía así, estaba con cocaína encima?” cómo si fuera una justificación. Y le pregunta a modo de pedido de testigos, “Alguna vez te castigó delante de los chicos?” Nos costó decidir cómo encarar esta entrevista. Prime time de la televisión argentina, año 2019 y los medios masivos dándose el lujo de hacer lo mismo q hacen desde q existe la TV, normalizar y minimizar abiertamente la violencia de género, poner en duda palabra de la víctima, justificar al violento. Más allá del contenido, la historia y la biografía de las protagonistas q no vamos a analizar, del clasismo y el sexismo q atraviesa todo el discurso, lo cierto es q una de ellas es víctima de violencia de género, entrevistada por una persona q no tiene las herramientas necesarias para abordar el tema responsablemente, problematizar y no caer en la re victimización, tan común en los medios y en la justicia. A lo largo de décadas, la TV contribuyó con contenidos como este a la construcción de un mensaje q dice q la mujer es la responsable de la violencia q sufre, cuestionando su credibilidad poniendo el foco en q la culpa de la violencia la tienen las adicciones, y no el agresor, y que las amenazas de muerte, son puro blabla, como si las estadísticas de femicidio no hablaran por sí solas sobre el cumplimiento de las amenazas de muerte. Abordar un caso de violencia de género con este nivel de desinformación, banalidad y sexismo, también es una forma de seguir reproduciendo y alimentando la violencia sobre nuestros cuerpos. La responsabilidad de los medios no se agota en poner un graph mencionando que si sos víctima llamés al 144, no alcanza.

A post shared by Mujeres Que No Fueron Tapa (@mujeresquenofuerontapa) on

El proyecto comenzó con collages, ilustraciones, textos y videos realizados a partir de la observación sobre cómo los medios de comunicación abordan a la mujer (y como se ocupan de estereotiparla).

El rápido impacto de la propuesta provocó que muchas personas quisieran colaborar, dando nacimiento al Artivismo para hackear la cultura dominante y opresora.

View this post on Instagram

No es que nos interese la realeza, la verdad que para nada. Lo que nos interesa es mirar como se refuerzan  los estereotipos y standares que nos rigen, condicionan, oprimen. Acá  un ejemplo. Notas y notas en todos los medios en español, sobre una mujer que ocupa un espacio de poder y no se tiñó las canas. ¿Por qué es noticia que “la reina” se deja las canas? ¿Por qué ocupa espacio en los diarios? ¿Por qué se habla de “misterio”, “decisión inesperada”? ¿Debate? ¿Cual es el debate sobre lo que una mujer decide hacer con su pelo? Debatir es opinar. ¿Qué hay de opinable en lo que decidimos hacer con nuestra apariencia? Si los medios opinan, si consideran que es debatible, entonces es que la apariencia de las mujeres es opinable, no solo en los medios, o porque lo es en los medios también lo es en la calle, en las casas, en las escuelas, en todos los espacios en los que nos encontramos con otros. Debatir sobre nuestra apariencia es cosificarnos. Es una manera de decir que no importa lo que hagamos, el espacio que ocupemos, lo que importa, de lo que se va a hablar es de nuestra apariencia. Una forma simple de darnos cuenta de del sexismo que encierra es imaginarnos estas notas sobre un varón, por ejemplo el rey. “El rey de España y el extraño caso de las canas que aparecen y desaparecen” “Las canas del rey de España a debate” “El rey de España mostró las canas y abrió el debate” ¿Cómo suena? ¿Banal, absurdo, denigrante? Así es respecto de las mujeres también. #mqnft #hackeandomensajes #hackeandomedios

A post shared by Mujeres Que No Fueron Tapa (@mujeresquenofuerontapa) on

«Encontrarnos (…)  -señala Pasquinelli en la misma charala – con otros y usar estas revistas que nos tratan como envases para primero mirarnos, descubrir, expresar lo propio, valioso, diverso de cada uno que es la principal potencia del ser humano y expresarlo en un trabajo intuitivo».

LINKS

Podes visitar su sitio web, su cuenta de Facebook o su Instagram. Y también recomendamos inscribirse a su newsletter.


Si te gustó este post, compartilo en tus redes para que más personas puedan conocerlo, conocer es compartir 😉

¿Te gustó este contenido?