SANTIAGO CLÉMENT: DESDE LO FANTÁSTICO

SANTIAGO CLÉMENT: DESDE LO FANTÁSTICO

Como todo buen escritor, Santiago Clément utiliza un género para hablar de cuestiones universales; es decir, escribe desde lo fantástico para narrar temas como el deseo, el amor, la violencia y el destino.

Su libro Recuerdos de otro se encuentra en formato digital pero también se puede conseguir en el tradicional.

A continuación una entrevista con él y presentamos la primera parte del cuento El rumor de las olas para que continúen leyéndolo en el sitio dónde está disponible gran parte de su obra.

ENTREVISTA A SANTIAGO CLEMENT

¿Cómo definirías a tus cuentos?

Tienen mucho de cuestionamientos, reflexiones. Se sumergen en asuntos profundos de la vida, en el marco de historias fantásticas muy diversas y nítidas.

¿Cuáles son tus referentes? 

Me gustan mucho y tengo una clara influencia de varios autores del boom latinoamericano (Borges, Cortazar, Bioy Casares, Vargas Llosa, García Márquez, Carlos Fuentes, Juan Rulfo), algunos un poco anteriores (Horacio Quiroga, Leopoldo Lugones); también Leopoldo Marechal, Mujica Láinez, Jorge Amado. Y autores de países varios como Ray Bradbury, Melville, Guy de Maupassant, Dostoievsky, Lovecraft, Poe, Orwell, Asimov, Ítalo Calvino, Kurt Vonnegut … Leyendo esta lista creo que soy un gran lector de autores muertos.

¿A los lectores de qué tipo de literatura crees que le puede gustar tu libro?

Creo que mis cuentos van dirigidos a un espectro bastante amplio de lectores e incluso de edades. No sé si recortaría un público específico. Cualquiera que guste de paladear literatura, creo gustará de mis cuentos.

¿Cómo presentarías al libro?

Realidades cruzadas, sueños ajenos, tiempos enredados, encuentros que son poemas, caricias enamoradas, y ausentes. Historias insólitas, moluscos en la luna, resucitaciones anheladas, huidas y búsquedas, instantes eternos, universos circulares, el rostro de Dios en el cielo, el fin del mundo, aquel otoño que fue nuestro y se perdió y yo que no logro recordar tus ojos frente a los míos. Las hormigas en la casa robándose la yerba; la planta, que me ama, enredándose en mis brazos y en mis pies, mi cuerpo invisible que no es, y que te desea desesperado.

Recuerdos de otro; cuentos que se desbordan de poesía, de imaginación y de belleza. Qué mejor que la literatura para hurgar en el alma del bicho humano, para sumergirse en los misterios de la existencia, en las paradojas de la vida que llora y ríe, en los insondables recovecos de este universo que late mezclando desolación y magia

EL CUENTO

El rumor de las olas

Ocurre a veces, no sé bien qué es, y no sé si realmente es, o sí, pero espero aprender a olvidarlo. A Teresita ya se lo he contado, pero me dice cállate que no me gustan esas tonteras que se te meten en el seso, y después me abraza y me dice cabeza de chorlito y entonces me hace reír y me olvido. Pero nunca fue como hoy con lo de Luis. Esto no se lo voy a contar a ella porque va a enojarse, o va a llorar, y esta vez yo también, así que mejor nada de nada. Y a Luis; no volver a verlo y listo.

Con Teresita vivimos ahora a sólo cinco cuadras del mar, aunque algunos días hemos despertado en esa otra casa tan hermosa del balcón que da directo a la playa como ella siempre soñó, y esos días son los que más me gustan porque Teresita es el rumor de las olas y las gaviotas de algodón y todo todo felicidad, y su sonrisa blanca en el balcón, a través de las cortinas que ondulan suaves como una caricia y el corazón que se me sale, se me sale. Pero después esa casa ya no existe y entonces volvemos a nuestra casita de siempre que igual es linda aunque para ver el mar haya que caminar cinco cuadras. Y todos los días las camino porque me gusta pasear en las tardes por la playa, aunque es en esos momentos que ocurre. Se me viene eso a la cabeza y la angustia me sube y se queda hecha un bollo ahí en la garganta. Es como el recuerdo de un sueño, un horrible sueño donde Teresita no está y yo estoy solo en la casa derruida y oscura. Sus fotos siguen ahí, y todo está lleno de polvo y de telarañas, y yo estoy tirado en una cama tratando de dormir, y mis pelos están largos y mi barba crecida y mis uñas. No salgo de la casa porque el mar no está, y en el jardín crecen malezas hasta la cintura, y a la noche me como cualquier porquería que no sé porqué me trajo Luis y me tiro a dormir, y me quedo en la cama tratando de soñar, de soñarla a Teresita, que no está. Por eso a ella no le gusta que le cuente esto, porque la angustia, y se le hará también su bollito en la garganta como a mí cuando se me viene eso a la cabeza en mis tardes de playa y entonces me dan ganas de volver a casa y ver a Teresita, y le acaricio la cara con una mano y le doy un beso y ella se da cuenta que pensé en eso aunque yo no se lo diga.

Continúa leyendo el cuento haciendo click aquí

BIO

Santiago Clément nació el 20 de marzo de1984. Es un escritor argentino radicado en Mendoza. Se ha especializado en literatura fantástica.  A lo largo de su trayectoria recibió más de treinta premios y distinciones en concursos literarios de Argentina, España, Chile, Colombia y Cuba y  ha publicado en revistas literarias y antologías de cuentos.

¿Te gustó este contenido?