SIEMPRE NOS QUEDARÁ PARÍS

Nuestra critica especializada se puso a mirar el cortometraje Hotel Chevalier del simétrico director Wes Anderson y, como es habitual, se despachó con una de sus celebradas reseñas denominadas Corto la bocha.

Por Candela Vey 

Hotel Chevallier de Wes Anderson es un cortometraje de 13 minutos que se estrenó junto a The Darjeeling Limited (2007) como un prólogo de la película para el personaje de Jason Schwartzman que vive en un hotel en Paris y desde la habitación 403 encarga la cena mientras mira una película de Billy Wilder. Pero desde la comodidad de su soledad y una bata amarilla irrumpe el llamado de una ex amante (Natalie Portman) que quiere pasar a visitarlo.

El corto funciona de manera autónoma y se puede disfrutar más allá de la película porque tiene el estilo característico de su director: colores saturados, movimientos de cámara estilizados, zooms, diálogos dramáticos pero que rozan la comicidad (y recuerdan al diálogo de Luke Wilson y Gwyneth Paltrow en The Royal Tenembaums) y la música siempre presente reforzando el ritmo interno de la puesta en escena.

Para estos días lluviosos, para los amantes del cine y de París no se puede dejar de ver o de re-ver Hotel Chevalier.

¿Te gustó este contenido?